Transcription

PARROQUIA DE EL SALVADOR Y SANTA MARÍAEJEA DE LOS CABALLEROSNOVENA A LA VIRGEN DE LA OLIVA(2020: desde el viernes 15 al sábado 23 de mayo)INTRODUCCIÓNLa devoción a María es una de las características de las comunidades cristianas en la ámbito católico.Benedicto XVI en su encíclica “Deus caritas est”, en el número 41, dice: “María es grandeprecisamente porque quiere enaltecer a Dios en lugar de a sí misma. Ella es humilde: no quiere sersino la sierva del Señor (cf. Lc 1, 38. 48). Sabe que contribuye a la salvación del mundo, no con unaobra suya, sino sólo poniéndose plenamente a disposición de la iniciativa de Dios. Es una mujer deesperanza: sólo porque cree en las promesas de Dios y espera la salvación de Israel, el ángel puedepresentarse a ella y llamarla al servicio total de estas promesas. Es una mujer de fe: « ¡Dichosa tú,que has creído! », le dice Isabel (Lc 1, 45). El Magníficat —un retrato de su alma, por decirlo así—está completamente tejido por los hilos tomados de la Sagrada Escritura, de la Palabra de Dios. Asíse pone de relieve que la Palabra de Dios es verdaderamente su propia casa, de la cual sale y entracon toda naturalidad. Habla y piensa con la Palabra de Dios; la Palabra de Dios se convierte enpalabra suya, y su palabra nace de la Palabra de Dios. Así se pone de manifiesto, además, que suspensamientos están en sintonía con el pensamiento de Dios, que su querer es un querer con Dios. Alestar íntimamente penetrada por la Palabra de Dios, puede convertirse en madre de la Palabraencarnada. María es, en fin, una mujer que ama. ¿Cómo podría ser de otro modo? Como creyente,que en la fe piensa con el pensamiento de Dios y quiere con la voluntad de Dios, no puede ser másque una mujer que ama”.Esta Novena a María, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Oliva, quiere ser un reclamo paraque, nosotros, hijos de María, vivamos este mismo itinerario que ella vivió: cercanos a la Palabra deDios, para hacer su voluntad.ORACIÓN INTRODUCTORIA (Para todos los días)María, Madre de Dios,que, antes que existiesen los siglos,has sido llamada y elegidapor Aquel que nos llama y nos eligepara ser hijos suyos.Ayúdanos a creer como Tú creíste,a no dejar espacio en nuestra vidaa nada que no sea de Dios.Haznos dóciles a la fe, para que cada díasigamos a nuestro Señor Jesucristo.Que nuestro corazón, como el tuyo,se deje llevar por el corazón de tu Hijo,y que la Iglesia, sea signo vivode la infinita compasión de Dios.No permitas, Señora Nuestra de la Oliva,que seamos insensiblesal dolor y al sufrimiento de los hermanos.Sé tú nuestro alivio,y haz de nosotros instrumentos del consuelo de Dios.

DÍA PRIMEROMARÍA, LA ESCOGIDA DESDE TODA LA ETERNIDAD1. INICIO“En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”2. MONICIÓN INTRODUCTORIADios eligió a María desde toda la eternidad para que fuese la Madre de su Hijo,Jesucristo, nuestro Salvador. La Virgen tiene de este modo un papel destacadoen el misterio de la salvación; en el plan nacido de la bondad y la sabiduría deDios que ha querido, libremente y por pura gracia, crearnos, llamándonos dela nada al ser, y redimirnos invitándonos a participar, por Cristo y por elEspíritu Santo, de la naturaleza divina.La Iglesia ha visto a la Virgen María , como la escogida por Dios, desde toda laeternidad, para que fuese la fiel servidora de Dios Padre y Madre del Salvador.3. ORACIÓN INTRODUCTORIA4. CANTO A MARÍA5. LECTURA BÍBLICA:Efesios 1, 3-6.11-12“Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos habendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espiritualesy celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear elmundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor.Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, aser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que ten generosamente nosha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya. Por sumedio hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinadospor decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los queya estábamos con Cristo, seremos alabanza de su gloria”6. REFLEXIÓN Y SILENCIO MEDITATIVO7. ORACIÓN DE LOS FIELESOremos a Dios nuestro Señor, que ha querido hacernos partícipes de su vida,y unidos a María bajo la advocación de la Oliva, digamos: BENDITO SEAEL NOMBRE DEL SEÑOR.1. Por todos los cristianos, para que vivamos en actitud de alabanza y deacción de gracias, respondiendo así a nuestra vocación a la santidad.Oremos.2. Por el pueblo de Israel, del que desciende María, la Hija de Sión, paraque reconozca en Jesucristo la Luz que alumbra a las naciones. Oremos.3. Por todas las personas que viven sin esperanza, para que encuentren enla Virgen alivio y consuelo en sus aflicciones. Oremos.

4. Por todos nosotros, para que, sin descuidar los trabajos de la tierra,anhelemos la gloria del cielo. Oremos.Escucha Padre estas súplicas por intercesión de María, bajo la advocación dela Oliva. Amén.8. GOZOS A LA VIRGEN DE LA OLIVA.9. ORACIÓN FINALOh Dios, que has elegido a la bienaventurada Virgen María, excelsa entre loshumildes y los pobres, Madre del Salvador, concédenos que, siguiendo susejemplos, podamos ofrecerte una fe sincera y poner en ti la total esperanza denuestra salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. AménSANTA MARÍA, VIRGEN DE LA OLIVA. RUEGA POR NOSOTROS.10. HIMNO A LA VIRGEN DE LA OLIVA.DÍA SEGUNDOMARÍA, LA LLENA DE GRACIA1. INICIO“En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”2. MONICIÓN INTRODUCTORIAEn la anunciación, el arcángel Gabriel, saluda a María como la “llena de gracia”,es decir, completamente poseída por el favor y el auxilio de Dios. Ella que acogela Palabra de Dios, la invitación del Padre, se llena de confianza en su amor. Alfiarse de Dios, se llena de su amor y su gracia. María es la mujer que nos ayudaa llenarnos de confianza en Dios a sentir su gracia en nosotros.3. ORACIÓN INTRODUCTORIA4. CANTO A MARÍA5. LECTURA BÍBLICA:Lucas, 1, 26-30:“En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una cuidad deGalilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombrellamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.El ángel entrando en su presencia, dijo: “Alégrate, llena de gracia, elSeñor está contigo”.Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel.El ángel le dijo: “No temas, María, porque has encontrado gracia anteDios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrá pornombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Diosle dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob parasiempre, y su reino no tendrá fin”.

Y María dijo al ángel: “¿Cómo será eso, pues no conozco varón?”El ángel le contestó: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza delAltísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer sellamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de suvejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamabanestéril, porque para Dios nada hay imposible”.María contestó: “Aquí está la esclava del Señor; hágase en mi según tupalabra”.Y la dejó el ángel.6. REFLEXIÓN Y SILENCIO MEDITATIVO7. ORACIÓN DE LOS FIELESEn la Anunciación del Señor celebramos el principio de nuestra salvación.Oremos con alegría, diciendo: INTERCEDE POR NOSOTROS, LLENA DEGRACIA.1. Por Todos los que viven sometidos a la tiranía del pecado, para quepongan su confianza en el auxilio de Dios. Oremos.2. Por todos los miembros de la Iglesia, para que su oración sea ferviente yconstante. Oremos.3. Por nosotros, que acudimos a la protección de Nuestra Señora de la Oliva,para que aprendamos de ella “Mujer eucarística”, a reconocer lapresencia de Cristo en los sacramentos, y particularmente, en laEucaristía. Oremos.4. Por todas las personas que, en algún momento de su vida, sienten latentación del desaliento, para que el Señor los sostenga con su gracia.Oremos.Escucha Padre estas súplicas por intercesión de María, bajo la advocación dela Oliva. Amén.8. COZOS A LA VIRGEN DE LA OLIVA.9. ORACIÓN FINALSeñor, tú que has querido que la Palabra se encarnase en el seno de la VirgenMaría; concédenos, en tu bondad, que cuantos confesamos a nuestroRedentor, como Dios y como hombre verdadero, lleguemos a hacernossemejantes a él en su naturaleza divina. Por Jesucristo nuestro Señor. AménSANTA MARÍA, VIRGEN DE LA OLIVA. RUEGA POR NOSOTROS.10. HIMNO A LA VIRGEN DE LA OLIVA.

DÍA TERCERODICHOSA TÚ QUE HAS CREÍDO1. INICIO“En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”2. MONICIÓN INTRODUCTORIACreer es escuchar para obedecer. La perseverancia en la fe de María es modelopara nuestra perseverancia. María es la mujer fuerte que ha combatido el buencombate, conservando la fe. Pero para mantener esta fe hace falta alimentarnosde la palabra de Dios. Debemos pedir al Señor que nos aumente nuestra fe.3. ORACIÓN INTRODUCTORIA4. CANTO A MARÍA5. LECTURA BÍBLICA:Lucas 1, 39-45En aquellos días, María se puso en camino y fue a prisa a la montaña,a un pueblo de Judá; entró en casa de Zararías y saludó a Isabel. Encuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre.Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:- “Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. ¿Quiénsoy yo para que me visite la madre de mi Señor?. En cuanto tu saludollegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa túque has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”.6. REFLEXIÓN Y SILENCIO MEDITATIVO7. ORACIÓN DE LOS FIELESDemos gracias al Padre, que nos ha dado a conocer en Jesucristo a su Hijo, ydigámosle: QUE SE ALEGREN LOS QUE BUSCAN LA SEÑOR.1. Por todos los creyentes en Cristo, para que nuestra fe sea, a imagen de lafe de María, obediencia y entrega a la voluntad de Dios. Oremos.2. Por el Papa y los obispos, maestros en la fe del Pueblo de Dios, para quetestimonien con su vida lo que anuncian con su enseñanza. Oremos.3. Por todos aquellos que ven su fe sometida la prueba, para que, afianzadospor la fuerza del Espíritu Santo, perseveren hasta el final. Oremos.4. Por todos nosotros, para que la escucha y la meditación asidua de laSagrada Escritura nos haga progresar en la inteligencia del misterio deCristo. Oremos.Escucha Padre estas súplicas por intercesión de María, bajo la advocación dela Oliva. Amén.8. GOZOS A LA VIRGEN DE LA OLIVA.

9. ORACIÓN FINALDios todopoderoso y eterno, que en la gloriosa Madre de tu Hijo nos concedesun amparo celestial a cuantos la invocamos bajo la advocación de la Oliva,concédenos, por su intercesión, fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza yconstancia en el amor. Por Jesucristo nuestro Señor. AménSANTA MARÍA, VIRGEN DE LA OLIVA. RUEGA POR NOSOTROS.10. HIMNO A LA VIRGEN DE LA OLIVA.DÍA CUARTOMARÍA, LA MADRE DE MI SEÑOR1. INICIO“En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”2. MONICIÓN INTRODUCTORIAAl proclamar a María como “Madre de Jesús” o “Madre de mi Señor”, loscristianos proclamamos nuestra fe en la Encarnación del Hijo de Dios.Jesucristo, “nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno denosotros, semejante en todo a nosotros, menos en el pecado”, nos dice elConcilio Vaticano II. Toda la vida de María, se puede describir como unaperegrinación en la fe, como un continuo abandono “en la verdad misma de lapalabra del Dios viviente”, dice Juan Pablo II, en Redemptoris Mater. La Madrede Jesús, es su primera discípula.3. ORACIÓN INTRODUCTORIA4. CANTO A MARÍA5. LECTURA BÍBLICA:Carta del Apóstol San Pablo a los Gálatas, 4, 4-7Hermanos: cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido deuna mujer, nacido bajo la Ley, para restaurar a los que estaban bajo laLey, para que recibiéramos el ser hijos por adopción. Como sois hijos,Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama:“¡Abba! Padre”. Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, erestambién heredero por voluntad de Dios.6. REFLEXIÓN Y SILENCIO MEDITATIVO7. ORACIÓN DE LOS FIELESLlenos de alegría porque Dios se ha dignado nacer de la Virgen, decimosconfiados: DICHOSA TÚ, LA MADRE DE MI SEÑOR.1. Señor nuestro, que por amor a los hombres, enviaste a tu Hijo, concede acuantos te buscan, reconocerte en la humanidad de Jesucristo. Oremos.

2. Protege, Señor, por la intercesión de Nuestra Señora de la Oliva, a todaslas madres y socorre a cuantas se ven envueltas en dificultades para dara luz y cuidar a sus hijos. Oremos.3. Tú que, en la humildad de Belén, mostraste en Jesús la salvación de lospueblos, defiende la vida de todos los que están en camino de nacer.Oremos.4. Haz, Dios nuestro, que confesemos de palabra y de obra la fe enJesucristo, nacido de la Virgen María. Oremos.Escucha Padre estas súplicas por intercesión de María, bajo la advocación dela Oliva. Amén.8. GOZOS A LA VIRGEN DE LA OLIVA.9. ORACIÓN FINALOh Dios, que por la maternidad virginal de María entregaste a los hombres losbienes de la salvación, concédenos experimentar la intercesión materna de laque nos ha dado a tu Hijo Jesucristo, el autor de la vida. Que vive y reinocontigo por los siglos de los siglos.SANTA MARÍA, VIRGEN DE LA OLIVA. RUEGA POR NOSOTROS.10. HIMNO A LA VIRGEN DE LA OLIVA.DÍA QUINTOMARÍA, LA SIEMPRE VIRGEN1. INICIO“En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”2. MONICIÓN INTRODUCTORIACuando profesamos, los cristianos, que María es “siempre virgen”, confesamosuna verdad referida a Jesucristo: la virginidad de María es signo de que Jesúses Hijo de Dios. Se cumple así la promesa divina hecha por medio del profetaIsaías: “He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo”. A semejanza deMaría, Virgen y Madre, la Iglesia es también virgen y madre. El ConcilioVaticano II nos dice en la Lumen Gentium: “La Iglesia se convierte en Madrepor la palabra de Dios acogida con fe, ya que, por la predicación y el Bautismo,engendra para una vida nueva e inmortal a los hijos concebidos por el EspírituSanto y nacidos de Dios. También ella es virgen que guarda ín